jueves, 28 de agosto de 2014

LIVIU ANTONESEI / LE MAL ARMÉ y otros poemas / traducido al español por Elisabeta Botan


LIVIU ANTONESEI / 

LE MAL ARMÉ  y otros poemas /

 traducido al español por Elisabeta Botan



Le mal armé




Mal armado - inadvertido acercamiento

de cosas tanteo rodeo
mudez fugaz repartida

hablar sólo en círculos concéntricos

imaginar la música de unas sombras muertas
y a los sin contorno...


¡y ni siquiera el astro de la noche iluminando!


poder decir inaudible – cuerdas

de lira rotas en viento – ,moi, je suis le bien arme".


La muerte – los proyectos luciendo con

desesperación en 
la noche.


Le mal armé

Rău înarmat - apropiere furişă
de lucruri tatonare înconjur
tăcere fugar împărţită

a vorbi numai în cercuri concentrice
a imagina muzica unor moarte umbre
şi a celor fără contur...

şi nici astrul nopţii luminînd!

a putea rosti neauzit – corzi
rupte ale lirei în vînt – „moi, je suis le bien arme”.

Moartea – proiectele lucind cu
disperare în
noapte.
















Recuerdo de la infancia 


Calles al margen de la urbe – manzana entre ventanas,

el invierno; en una retórica nórdica, en un juego
alejado con las superficies – solo así
la desesperación asoma un rostro impersonal,
un antifaz perfecto.
En una mañana serena y fría, lavar
                                                          las manos 
pero la culpa no es una mancha de hoy, ni
un color abstracto estirado sobre la tela, una tela
que el pintor disimula no saber nada de ella.
Como una oruga en manzana, ¡la duda!
Aquel que se ha callado, él, que se calle más. Pero, ¿qué
hacemos con el, qué hacemos? Las margenes de las cosas
son moradas – brillan en la fría luz como un rayo
desconocido, como un liquido renacido de dentro.
  





Amintire din copilărie





Străzi de la marginea urbei – măr între geamuri,

iarna; printr-o retorică nordică, printr-un joc
îndepărtat cu suprafeţele – numai aşa
disperarea-şi asumă un chip impersonal,
o mască perfectă.
Intr-o dimineaţă senină şi rece, spălarea
pe mîini —
dar vina nu este o pată de astăzi, nici
o culoare abstractă întinsă pe pînză, o pînză
despre care pictorul se preface a nu şti nimic.
Ca un vierme în măr, îndoiala!
Cel care a tăcut, el, să mai tacă. Dar ce să
facem cu el, ce să facem ? Marginile lucrurilor
sînt vinete – strălucesc în lumina rece ca o rază
necunoscută, ca un lichid renăscut dinlăuntru.









Elegía en el jardín botánico


Mi mano hacia la fruta podrida

de la otra temporada – la primavera
del oriente recordada o imaginada 
donde han respirado los Subterráneos.


Las arteras describen la geografía de un

neoplasma que arruina el cuerpo hacia
la liberación de la Forma prohibida
y escéptica...


Oh, el sinfín del jardín botánico

en el medio de aquel día luminoso 
como una alegría del cuerpo en otro cuerpo.




Elegie în grădina botanică

Mîna mea către fructul putred
al unui alt sezon – primăvara
amintită sau imaginată a orientului
în care au respirat Subpămîntenii.

Arterele descriu geografia unui
neoplasm ce ruinează trupul către
eliberarea Formei interzise
şi sceptice...

O, necuprinsul grădinii botanice
în miezul acelei zile luminoase –

ca o bucurie a trupului în alt trup.





Liviu Antonesei (n. 25 aprilie 1953, satul Vlădenijudețul Iași) este un scriitor, cercetător, publicist, politician democrat, actualmente retras din politică, profesor universitar din Iași.
A absolvit școala primară, gimnaziul și liceul în acest oraș. A optat pentru secția de psihologie-sociologie a Universității din Iași, pe care a absolvit-o în 1976.
În timpul studenției, a descoperit presa studențească, fiind titular al rubricii de sociologie a revistei Dialog și redactor șef-adjunct al surorii sale Opinia studențească.
A revenit la conducerea celei din urmă în 1980, iar în mai 1983, a fost eliberat din funcție în urma unei prime anchete a Securității, foarte decisă „să facă ordine” în rândurile tinerilor scriitori ieșeni.
Debut în volum în 1988, cu cartea de eseuri Semnele timpului, Editura Junimea
  • Pharmakon, poezii, Editura Cartea Româneasca, 1989
  • Căutarea căutării, poezii, Editura Junimea, 1990
  • Jurnal din anii ciumei, 1987-1989
  • Încercări de sociologie spontana, eseuri, Editura Polirom, 1995; 1990
  • Vremea în schimbare, interviuri, Editura Moldova, 1995
  • O prostie a lui Platon. Intelectualii și politica, Editura Polirom, 1997
  • Apariția Eonei și celelalte poeme de dragoste culese din Arborele Gnozei, Editura Axa, 1999
  • Despre dragoste. Anatomia unui sentiment, eseu, Editura Ars Longa, 2000
  • Un taur în vitrina de piatră (poezii, Editura Adenium, 2013)
E-books
2013 – Un taur în vitrina de piatră, (poezii, Editura Adenium, 2013)

Cariera literară și jurnalistică

În perioada 1974-1976 este redactor șef-adjunct la revista Opinia studențească. În anii 1980-1983 este redactor șef-adjunct la aceeași revistă. Între 1990-1995 devine redactor șef-adjunct la revista Convorbiri literare, editată de Uniunea Scriitorilor din România. Între 1990-1995 este membru al Uniunii Scritorilor și al consiliului său de conducere; demisionează din ambele în toamna anului 1995. Este membru al PEN Clubului român din 1990 și al ASPRO de la înființare. Devine director literar-artistic al revistei Timpul din august 1993 și director din 1998; este președinte-fondator al Fundației culturale Timpul" în 2000, instituția editoare a revistei în acest moment. Din 1974 este autor al circa 1500 de articole, eseuri, cronici în presa culturala și curentă.
A fost tradus in antologii de poezie și în reviste din UngariaSUAGreciaItaliaGermaniaRusiaFranța etc.









antonesei.timpul.ro/

lunes, 25 de agosto de 2014

W.B. YEATS / ALLÁ EN LOS JARDINES DE SALLEY (DOWN BY THE SALLEY GARDENS)


W.B. YEATS

www.dim.uchile.cl/~anmoreir/escritos/yeats.html

William Butler Yeats /jeɪts/ (Dublín13 de junio de 1865 - Roquebrune-Cap-MartinFrancia28 de enero de 1939), poeta y dramaturgoirlandés. Envuelto en un halo de misticismo, Yeats ha sido una de las figuras más representativas del renacimiento literario irlandés y fue uno de los fundadores del Abbey Theatre. También ejerció como senador. Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1923.





ALLÁ EN LOS JARDINES DE SALLEY (DOWN BY THE SALLEY GARDENS)


Down by the salley gardens my love and I did meet;
She passed the salley gardens with little snow-white feet.
She bid me take love easy, as the leaves grow on the tree;
But I, being young and foolish, with her would not agree.
Allá en los jardines de Salley mi amor y yo nos encontramos;
Pasó por los jardines de Salley con pies pequeños, blancos como nieve.
Me dijo que me tomase el amor con naturalidad, como las hojas que crecen en el árbol;
Pero yo, siendo joven y tonto, no estuve de acuerdo con ella.
In a field by the river my love and I did stand,
And on my leaning shoulder she laid her snow-white hand.
She bid me take life easy, as the grass grows on the weirs;
But I was young and foolish, and now am full of tears.
En un prado junto al río mi amor y yo nos encontrábamos,
Y en mi hombro inclinado ella apoyó su mano, blanca como nieve.
Me dijo que me tomase la vida con naturalidad, como la yerba crece en las presas;
Pero yo era joven y tonto, y ahora estoy lleno de lágrimas.

OLGA OROZCO / NO INVENTO PARA TI UN MISERABLE PARAISO

OLGA OROZCO / 

NO INVENTO PARA TI UN MISERABLE PARAISO



No invento para ti un miserable paraíso de momias de ratones,
tan ajeno a tus huesos como el fósil del último invierno en el desván;
ni absurdas metamorfosis, ni vanos espejeos de leyendas doradas.
Sé que preferirías ser tú misma,
esa protagonista de menudos sucesos archivados en dos o tres memorias
y en los anales azarosos del viento.
Pero tampoco puedo abandonarte a un mutilado calco de este mundo
donde estés esperándome, esperando,
junto a tus indefensas y ya sobrenaturales pertenencias
—un cuenco, un almohadón, una cesta y un plato—,
igual que una inmigrante que transporta en un fardo el fantasmal resumen del           pasado.
Y qué cárcel tan pobre elegirías
si te quedaras ciega, plegada entre los bordes mezquinos de este libro
como una humilde flor, como un pálido signo que perdió su sentido.
¿No hay otro cielo allá para buscarte?
¿No hay acaso un lugar, una mágica estampa iluminada,
en esas fundaciones de papel transparente que erigieron los grandes,
ellos, los señores de la mirada larga y al trasluz,
Kipling, Mallarmé, Carroll, Eliot o Baudelaire,
para alojar a otras indescifrables criaturas como tú,
como tú prisioneras en el lazo de oscuros jeroglíficos que las ciñe a tu 
          especie?
¿No hay una dulce abuela con manos de alhucema y mejillas de miel
bordando relicarios con aquellos escasos momentos de dicha que tuvimos,
arrancando malezas de un jardín donde se multiplica el desarraigo,
revolviendo en la olla donde vuelven a unirse las sustancias de la separación?
Te remito a ese amparo.
Pero reclamo para ti una silla en la feria de las tentaciones;
ningún trono de honor,
sino una simple silla a la intemperie para poder saltar hacia el amor:
esa gran aventura que hace rodar sus dados como abismos errantes.
El paraíso incierto y sin vivir.


Canto XVI De: Cantos a Berenice

sábado, 23 de agosto de 2014

DAVID WAPNER / EL AGUA

DAVID WAPNER

EL AGUA




Gaber Jalil, mi vecino de habitación, un chico palestino de unos 17 años, de una aldea vecina a Hebrón, rompió el vidrio de una puerta de un puntapié, y aquí está, en este hospital. El padre, de la bronca, no estuvo el día de la operación, y tampoco su madre. El camillero, un hombre uzbeco que entiende cuatro lenguas, trata de convencerlo de que coma. Viene Sara, una chica palestina, enfermera, y un muchacho del personal de limpieza, también palestino, pero no, el chico no come. Sí, pide fumar, y el uzbeco le cuenta de lo importante de comer después de una operación. Le pregunta sobre su casa, su familia, su aldea, y Gaber Jalil, en una mezcla de hebreo y árabe, le dice unas pocas cosas esenciales: no quiere beber de otra agua que no sea la de su aldea, la única comida que desea es faláfel, y un hermanito suyo de seis años está preso.



(desde el hospital, desde una internación, desde la guerra )

foto : Moran Mekamel


sábado, 16 de agosto de 2014

EDUARDO LIZALDE / LAMENTACIÓN POR UNA PERRA / EL SEXO EN SIETE LECCIONES

EDUARDO LIZALDE




LAMENTACIÓN POR UNA PERRA 
IV

No se conforma con hincar los dientes
en esta mano mansa
que ha derramado mieles en su pelo.
No le basta ser perra:
antes de morder
moja las fauces
en el retrete.




LAMENTACIÓN POR UNA PERRA 
III


Muerde la perra
cuando estoy dormido;
rasca, rompe, excava
haciendo de su hocico una lanza,
para destruirme.

Pero hallará otra perra dentro
que gime y cava hace veinte años.


LAMENTACIÓN POR UNA PERRA 

I

También la pobre puta sueña.
La más infame y sucia
y rota y necia y torpe,
hinchada, renga y sorda puta,
sueña.

Pero escuchen esto,
autores,
bardos suicidas
del diecinueve atroz,
del veinte y de sus asesinos:
sólo sabe soñar
al tiempo mismo
de corromperse.

Ésa es la clave.
Ésa es la lección.
He ahí el camino para todos:
soñar y corromperse a una.








El sexo en siete lecciones

1.

 Gozo y tortura
que el Tártaro yel Cielo
-uña de carne- desempeñan.

Al sexo y su desorden milagroso,
a su perfecto matrimonio; ,
de beso y abrelatas, sucumbimos.

A la gloria del sexo,
a su desenfrenado latrocinio,
su avaricia impecable,
alto, cedemos.
* * *

2.

 Y por estar a flote,
por ser la superficie de la espuma en la piel,
por ser lo más visible y general,
por ser el más común lugar del paraíso visitado,
el sexo, lo evidente,
lo que a todos iguala,
lo esencial-sabia era Eva,
ingenuo Segismundo-,
por ser el sexo algo tan real,
lo único real acaso,
sólo se existe y vive a su merced.

No es reducible el sexo a números ni a ciencia,
no es cosa comprensible,
no es natural ni humano
y la divinidad lo desconoce.

Lo real no está sujeto a inquisición.
* * *

3. 

El tiempo escaso por costumbre
y, por la costumbre, frágil,
no basta para el amor
y es demasiado para el sexo.

Pero si en sexo se midiera el tiempo
si el sexo -el gozo, mejor dicho- fuera
una unidad de tiempo,
sería la más pequeña
que el reloj pudiera imaginar,
la apenas registrable,
el átomo del tiempo.
* * *

4.

 Ni el denodado goce de los cuerpos,
ni el carnívoro roce de las bocas,
ni las fieras sensuales de los dedos,
ni las mejillas ardorosas,
ni el sudor refrescante de los pechos
-su rima encantadora-,
ni el tacto delicioso de los muslos,
ni la plata del pubis,
ni las caudas azules y viriles,
son suficientes para el sexo.

La plena saciedad misma, no basta.
Lacios los cuerpos tras el goce, exhaustos,
bebidos uno a otro hasta las plantas,
sueñan, despiertos, con el sexo.
Sólo han probado, sólo empiezan a hervir.
La saciedad más absoluta
es siempre, apenas, el principio.
* * *

5.

 El cuerpo es siempre virgen para el sexo.
El cuerpo siempre, Paul, recomenzando.
Y el cuerpo eterno, el fiero eterno cuerpo
muere antes que el sexo.
* * *

6.

 Y nada de que el sexo
sólo con amor es sexo.
El sexo es siempre amor,
nunca el amor es sexo.
El amor no es amor,
el sexo es el amor.
No hay sexo sin amor
pero hay amor sin sexo, y no lo es.
Todo amor sin sexo es corruptible.
Sólo una advertencia:
es ya desgracia conocida
que el sexo y el amor no sean posibles
sino con personas,
con almas y con cuerpos de cuatro dimensiones,
con seres existentes,
y nunca con fantasmas o sombras pasajeras,
mucho menos con plantas o gallinas.

7 (y última).

 El sexo es una cosa
que se embellece cuando se la mira.
Y la prostitución es su magnífico revés,
su negación perfecta,
su ausencia depresiva.
El sexo es este Dios moldeado
por su más portentosa y vil creatura.









El tigre real, el amo, el solo, el sol...

El tigre real, el amo, el solo, el sol
de los carnívoros, espera,
está herido y hambriento,
tiene sed de carne,
hambre de agua.
Acecha fijo, suspenso en su materia,
como detenido por el lápiz
que lo está dibujando,
trastornada su pinta majestuosa
por la extrema quietud.
Es una roca amarilla:
se fragua el aire mismo de su aliento
y el fulgor cortante de sus ojos
cuaja y cesa al punto de la hulla.
Veteado por las sombras,
doblemente rayado,
doblemente asesino,
sueña en su presa improbable,
la paladea de lejos, la inventa
como el artista que concibe un crimen
de pulpas deliciosas.
Escucha, huele, palpa y adivina
los menores espasmos, los supuestos crujidos,
los vientos más delgados.
Al fin, la víctima se acerca,
estruendosa y sinfónica.
El tigre se incorpora, otea, apercibe
sus veloces navajas y colmillos,
desamarra
la encordadura recia de sus músculos.
Pero la bestia, lo que se avecina
es demasiado grande
-el tigre de los tigres-.
Es la muerte
y el gran tigre es la presa.



Poeta, narrador y ensayista  mexicano nacido en Ciudad de México en 1929.
Estudió Filosofía y música en la Universidad Nacional Autónoma de México. 
Es uno de los grandes exponentes de la actual poesía mexicana.

  
Hizo parte del grupo poético fundado en compañía de Enrique González Rojo y Marco Antonio Montes de Oca. 

Su obra poética  iniciada con 

"La mala hora" en 1956, fue seguida por otras publicaciones entrelas que se destacan, 
"Cada cosa es Babel" 
en 1966, 

"El tigre en la casa" en 1970, 
"La zorra enferma" en 1974, 
"Caza mayor" en 1979, 
"Tabernarios y eróticos"
 en 1989, 

"Rosas" en 1994  y
 "Otros tigres"  en 1995. 
En 1984 le fue concedida la beca de la Fundación John Simon Guggenheim. 
Su obra ha sido distinguida con importantes galardones: el Premio Xavier Villaurrutia  en 1969, el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes en 1974, el Premio Nacional de Lingüística y Literatura en 1988,  yel Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde en 2002.